El miedo llevó a este estudiante ejemplar indocumentado a considerar 'autodeportarse'

José Reza fue nombrado 'estudiante inmigrante del año de Florida 2016', es un atleta destacado y consiguió una beca para la universidad. Pero el miedo a las políticas migratorias de Trump le hace pensar en salir voluntariamente del país, un camino que su madre ya tomó.

Estudiante universitario mexicano que vive en Kansas considera la autodeportación ante las órdenes ejecutivas del presidente Trump © 2015 Univision Communications Inc.

Muchos pensarían que abandonar la universidad teniendo una beca a cuestas es una locura, pero antes de que usted juzgue la opción de 'autodeportarse' que está considerando José Reza, es importante que se ponga en sus zapatos.

Por un lado, este joven mexicano al que Univision ha seguido de cerca por siete meses, aspira a ser biólogo a pesar de su estatus de indocumentado y tiene cubierto el costo parcial de sus estudios y hospedaje en Allen Community College, una universidad en Iola, Kansas. También tiene a su favor el título de 'estudiante inmigrante del año del estado de la Florida en 2016' y una destacada trayectoria como atleta. Pero por el otro, y en palabras simples, su familia no tiene dinero para financiar los gastos extras que nunca faltan. Tampoco tiene documentos.

José Reza: un joven indocumentado que va camino al éxito © 2015 Univision Communications Inc.

Cuando me refiero a su familia no estoy hablando de una numerosa parentela sino todo lo contrario: la única persona que puede ayudar a José es Guillermina, su madre. Ella vive aterrada porque vive en Immokalee, Florida, una de las ciudades en donde el miedo a una deportación está alterando la vida de sus habitantes.

"Inmigración va tan seguido al pueblo que ellos tienen mucho temor, tienen que poner seguro en las puertas porque no saben si ellos van a entrar a la casa. Es muy difícil para mí que ella esté muy sola, que no cuente con nadie", comentó José durante nuestro último encuentro.

Temor e incertidumbre entre los agricultores hispanos que trabajan en Immokalee, Florida © 2015 Univision Communications Inc.

En efecto, Guillermina trabaja 12 horas diarias en una procesadora de alimentos y dice que el salario que gana no le alcanza para sostener las aspiraciones universitarias de su hijo. Cansada de vivir en las sombras, ha decidido 'autodeportarse'.

La 'autodeportación' no es otra cosa que obligarse a uno mismo a abandonar un país debido a que las leyes establecidas en determinados territorios no le permiten a un individuo vivir y transitar libremente. Generalmente estas medidas pretenden dejar al indocumentado sin trabajo, sin vivienda, sin movilidad y con mucho miedo para reclamar derechos de salud o asistencia judicial, entre otros.

"Esta autodeportación significa que voy a tirar mis sueños a la basura", le dijo José a Univision Noticias. "He trabajado tan duro, pero parece que no nos queda otra opción".

La universidad responde

La noticia de que José quizá saliera del país generó preocupación en la universidad. Algunos de sus compañeros estaban afectados.

"Todos nos pusimos tristes, no queríamos que se fueran, pero ya con la mentalidad de que se iba a ir dijimos, 'No, pues, te podemos visitar en el verano'", le dijo María, la novia de José, a Univision Noticias.

El presidente de la universidad, John Masterson, responsabiliza a la retórica antiinmigrante de la administración de Trump por estas autodeportaciones que se esparcen por los campus universitarios. Una de las maestras de José, Tracy Lee, le dijo a Univision que le ofreció vivienda gratis durante el verano para que no deje sus estudios.

"Le dejamos saber que aquí lo apoyamos si necesita un lugar donde quedarse", dijo Lee.

Con el corazón roto

José abrazó por última vez a su madre en diciembre. Hoy, una llamada teléfonica fue el único medio para despedirse de ella. "Avísame cuando llegues a la frontera", le dijo José a su madre antes de que ella emprendiera el viaje de retorno a su tierra.

"Me parte el corazón saber que mi madre ya está en camino a México, que no me pude despedir de ella", dijo José entre lágrimas. "Me siento muy pequeño porque no la pude ayudar a que se quedara aquí".

Usando el sentido común cabe preguntarse: si la madre de José se 'autodeporta', ¿quién podrá defender económicamente a su hijo?

Para José la respuesta es obvia: nadie. Eso significa que está acorralado entre un sueño universitario que no puede financiar y la alternativa de regresar voluntariamente a Tejupilco para emprender una vida que ya no le corresponde.

Para conocer más sobre esta y otras historias de nuestra serie especial de educación visita Camino al Éxito.

Vea también:


Immokalee: así vive la capital nacional de los tomates las nuevas políticas migratorias (fotos)
La Coalición de Trabajadores de Immokalee calcula que unas 20,000 personas trabajan piscando tomates en esta localidad. En la imagen, un campo de tomates cherry a unas millas al sur de Immokalee. L... Damià S. Bonmatí
Un vendedor ambulante recoge su estante en un mercado al aire libre que se instala en Immokalee los domingos. Damià S. Bonmatí
En el centro de Immokalee se concentran varios supermercados mexicanos que sirven también de punto de encuentro para la comunidad inmigrante. Damià S. Bonmatí
Three-quarters of Immokalee's population is Hispanic. Many families are of mixed status, with members who are U.S. citizens, and both legal and undocumented immigrants. Damià S. Bonmatí
Una planta procesadora de tomates en Immokalee, Florida. Casi todos son recogidos verdes para que lleguen rojos y maduros a los supermercados y restaurantes del país. Damià S. Bonmatí