Qué hay detrás del estudio que afirma que millones de indocumentados votaron en 2012 y 2008

Diversos medios conservadores difundieron la noticia, cuyo argumento también lo utiliza Donald Trump. Pero especialistas de varias universidades coinciden en que no hay pruebas de que gente sin papeles votó en Estados Unidos

Votantes en las elecciones presidenciales de 2016. Getty Images/ AFP

Medios conservadores como FoxNews y The Washington Times citaron la semana pasada un estudio que alega, equivocadamente, que hasta 5.7 millones de indocumentados podrían haber votado por Barack Obama en 2008. El mismo informe estima que la cifra podría ser de entre 1.2 y 3.6 millones en las elecciones de 2012. Pero todos estos datos son falsos.

El informe, que utilizan dichos medios conservadores para respaldar la afirmación del presidente Donald Trump de que Hillary Clinton ganó el voto popular debido al apoyo de millones de indocumentados, es producido por una entidad llamada Just Facts, que expone “hechos” sobre distintos asuntos, basados en publicaciones que son cuestionadas desde las perspectivas científica y ética.

Información incorrecta

Para obtener una cifra de los “no ciudadanos” que votaron en las elecciones de 2008 y 2012, James D. Agresti, presidente de Just Facts, apoya sus cálculos en datos de otra cuestionada investigación de la Universidad Old Dominion (en el caso de 2008, los multiplica por los de la Oficina del Censo de los Estados Unidos).

El estudio de los académicos de Old Dominion, dirigido por Jesse Richman, usó datos del prestigioso estudio Cooperative Congressional Election Study (CCES) de Harvard y YouGov, pero utilizó mal la información de un pequeño número de personas indocumentadas que dijeron haber votado.

Los directores del informe del CCES, Stephen Ansolabehere (Harvard), Brian Schaffner (Universidad de Massachusetts) y Samantha Luks (YouGov), ya han denunciado en reiteradas ocasiones la falsedad de los resultados de Richman.

El autor del CCES y profesor de la Universidad de Harvard, Stephen Andolabehere explicó a Univision Noticias que la cifra de la cuestionada investigación de Old Dominion surge de la extrapolación de una cifra muy pequeña de casos en la encuesta donde la persona indicó que no era ciudadana de Estados Unidos y afirmó que había votado.

En un artículo escrito en el diario digital Politico, Brian Schaffner, otro de los directores de la encuesta de Harvard y YouGov, desestimó el estudio de Old Dominion y las falsas afirmaciones de Trump de que el voto ilegal explicaba que Clinton ganara el voto popular.

Schaffner señala que la gente “dio respuestas incorrectas a la pregunta por razones incongruentes”. Esas respuestas incorrectas fueron extrapoladas por Richman, quien planteó conclusiones erradas.

Los directores del informe del CCES escribieron que la equivocación está causada "por un error de medición de muy baja frecuencia” y aseguran que “es probable que el porcentaje de no ciudadanos votantes en elecciones de Estados Unidos recientes sea 0”.

Para detectar el error, en 2012 los especialistas entrevistaron a 19,000 personas que habían participado en un estudio previo utilizado por Jesse Richman, de Old Dominion. En esta nueva encuesta 36 personas (de 120) que inicialmente se registraron como "no ciudadanos", cambiaron su respuesta a ciudadanos.

Refutación pública

En enero de 2017, los académicos escribieron un artículo en The Washington Post advirtiendo que el estudio al que hacían referencia Sean Spicer y Donald Trump para justificar sus afirmaciones sobre el voto ilegal es incorrecto.

Los expertos publicaron, además, una carta firmada aproximadamente por 200 politólogos apoyando sus argumentos sobre los datos falsos del informe de Richman.

Schaffner afirmó en Politico: “Puedo decir inequívocamente que esa investigación no es solamente incorrecta, es ciencia social irresponsable y nunca debería haberse publicado en primer lugar. No hay evidencia de que no ciudadanos hayan votado en elecciones recientes de Estados Unidos”.

Consultado por el Detector de Mentiras, el experto en política antiinmigrantes y profesor de City University de Nueva York, Heath Brown, afirmó: “Creo que el profesor Schaffner y sus colegas han señalado acertadamente las debilidades del estudio de Richman, que condujo a una conclusión incorrecta de que hubo grandes cantidades de votantes inmigrantes ilegales. En conclusión, no hay pruebas sociológicas de que el voto de indocumentados sea un problema en las elecciones de Estados Unidos”.