No son “miles de inmigrantes ilegales” los que EEUU aceptó traer de Australia, como asegura Trump

El gobierno de Barack Obama acordó recibir a 1,250 personas a quienes la ONU otorgó el estatus de refugiados, y sólo si superan el estricto proceso de investigación de las autoridades estadounidenses.

El 5 de noviembre de 2016, una multitud marchó en Sidney, Australia, para exigirle a su gobierno que brinde un trato humano a los refugiados detenidos en las islas de Naru y Manus, en el Pacífico Sur. Getty Images

"¿Pueden creerlo?, la administración Obama acordó aceptar a miles de inmigrantes ilegales de Australia, ¿Por qué? Voy a estudiar este estúpido trato".

Así se quejó Donald Trump en Twitter del compromiso adquirido por el expresidente Barack Obama con el gobierno australiano el año pasado, para aceptar a un grupo de refugiados que Australia expulsó al atolón de Nauru y la isla de Manus, en Papúa Nueva Guinea, en el Pacífico Sur.

Trump renegó del acuerdo un día después de que su vocero en la Casa Blanca, Sean Spicer, dijera a los medios que Estados Unidos sí respetaría el trato con Australia, pese a la orden ejecutiva que firmó el presidente para suspender la entrada de refugiados al país.

En menos de 130 caracteres, el presidente Trump lanzó varios datos falsos que hemos examinado.

Los hechos reales

Estados Unidos no se comprometió a aceptar a “miles de inmigrantes” como dice Trump. El acuerdo de Obama fue que aceptaría a 1,250 personas, de las casi 2,000 que se encuentran varadas en las islas del Pacífico. El propio Sean Spicer confirmó la cifra el martes anterior, durante la conferencia de prensa en la Casa Blanca.

“El trato abarca específicamente a 1,250 personas, que en su mayoría están en Papúa, Nueva Guinea. Parte del acuerdo es que esa gente tiene que ser examinada de la misma manera que lo hacemos ahora. Se les someterá a todos a una evaluación extrema. Eso es parte del arreglo hecho por la administración Obama con el respaldo total del gobierno de Estados Unidos”, dijo Spicer.

Sean Spicer confirma compromiso de EEUU con Australia para aceptar refugiados © 2015 Univision Communications Inc.

Tal como lo manifestó el secretario de prensa, el compromiso de Obama establece que el país sólo aceptaría a aquellos que superen el estricto proceso de investigación al que ya se someten las personas que buscan refugio en Estados Unidos.

No son “inmigrantes ilegales”, son refugiados

Las personas a las que Trump llama “inmigrantes ilegales” en realidad son refugiados que huyeron de conflictos armados o discriminación en países como Birmania, Bidún, Irán, Irak, Sudán y Somalia, algunos señalados en la orden ejecutiva de Trump, que prohíbe la entrada de sus ciudadanos a Estados Unidos.

El pasado noviembre, Australia tenía a 1,600 personas en dos centros de detención de Nauru y Papúa Nueva Guinea.

El compromiso del gobierno de Barack Obama fue aceptar a quienes la Organización de Naciones Unidas (ONU) les hubiese otorgado el estatus de refugiados. Los que no fueron reconocidos de esta manera no formaban parte del acuerdo, según declaró el primer ministro de Australia, Michael Turnbull en noviembre del 2016.

El convenio entre Estados Unidos y Australia también cuenta con el respaldo de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

“Este acuerdo refleja una muy necesaria solución de largo plazo para algunos refugiados que llevan detenidos en Nauru y Papúa Nueva Guinea por más de tres años y quienes permanecen en una situación precaria”, expresó Acnur al conocer el arreglo.

Como parte de dicho arreglo, Australia se comprometió a participar en un programa liderado por Estados Unidos para aceptar refugiados centroamericanos varados en Costa Rica, según lo había anunciado el primer ministro Turnbull.

La crisis de los refugiados en esa zona se agravó luego de que en agosto de 2016, el diario británico The Guardian revelase los maltratos y abusos sexuales que durante meses padecieron decenas de niños y mujeres en el centro de detención de Nauru.

Apenas unos meses antes, en mayo, Acnur había pedido la reubicación de los detenidos en Nauru, luego de que varios refugiados se inmolaron debido al trauma por los maltratos que vivían en dicho centro.

Esas personas son las que Trump llama “inmigrantes ilegales”.