Este fotógrafo capta Ciudad de México vacía y sin el caos que la caracteriza

Las fotos y videos de Melvin Lara muestran la belleza casi mágica de una urbe que pocos ven.

Vista Línea 12 Melvin Lara

Cuando llegó a Ciudad de México desde su natal Cuernavaca, el fotógrafo Melvin Lara, empezó con sus ‘recorridos’. Para evitar el tráfico a la hora de entrada y salida de su trabajo, decidió esperar a salir. A veces, incluso hasta las dos de la mañana. Pero lo que se encontró fue una ciudad desconocida para muchos, incluido él.

“En estas zonas, que normalmente están llenas de caos, de gente, de coches, justamente a esa hora de la mañana, todo este caos dejaba de existir. Esta zona se volvía como algo desierto, pero con una estética muy particular. Encontrar a esos espacios como súper ordenados, súper armónicos, a esa hora generaba su propia belleza,” dice Lara.

Estación Isabel la Católica en la Línea 1 en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Melvin Lara


Estos recorridos que documenta con fotos y videos han ido cambiado poco a poco. Empezó en auto, después hacía sus viajes en bicicleta y finalmente terminó a pie. Llama sus excursiones y proyecto fotográfico ‘deambular como actividad visual’.

“Básicamente significa andar en una especie de deriva, sin una ruta planeada ni un tiempo limitado. Lo que me atrae, lo que voy encontrando y lo que me hace sentir el espacio va creando mi ruta”, explica Lara. “Esto me permite poder ver las cosas de otra manera, pasar a otro ritmo de pensar, con el cual puedo observar el paisaje meticulosamente. Lograr contemplar el paisaje más allá de solo transitarlo”.


A veces hace recorridos a pie de media hora, a veces llegan a ser casi 50 kilómetros en bicicleta. La fase más reciente del proyecto es su exploración del metro de la Ciudad de México y, lentamente, está tratando de recorrer todo el sistema. “Ha resultado interesante ir encontrando las diferencias en cuanto a infraestructura de una línea a otra dependiendo del trazo de la ruta”, dice Lara. “También las obvias diferencias entre viajar en una línea subterránea a una línea elevada o a nivel de calle. Estas últimas son las que más disfruto, por este eterno ideal romántico de ver por la ventana”.

En 'Noctámbulo', la primera fase del proyecto 'Deambular como actividad visual', Lara tomaba fotos durante la noche en ruta a su casa. Melvin Lara


Dice que el proceso de caminar ha cambiado su forma de ver la ciudad. “A pesar de que no es una ciudad amable para el peatón, el caminar acá es una experiencia increíble, es una forma diferente de conocer la ciudad, de pensar diferente, de tomar en cuenta cosas al nivel social que no tomas si vas encerrado en la burbuja que es tu automovil”.

A través de estos recorridos a pie y en metro toma fotos de los momentos que casi no se ven en la Ciudad de México: cuando las calles y las estaciones están tranquilas, ordenadas o vacías. Hablamos con Lara y nos contó sobre el proceso que lo lleva a estos imágenes y por qué debemos de dejar de ver nuestro tiempo en transporte público como ‘tiempo perdido’.

¿Qué buscas cuando estás tomando fotos de la ciudad?


Esas fotos y videos son parte de un proyecto. Y, más que buscar cosas que me fascinan, en este proyecto exploro mi proceso de adaptación y documentación de una de las ciudades más caóticas del mundo. Cada espacio de esta ciudad se encuentra en constante transición y lo que busco es capturar los que me llaman la atención en esos breves momentos donde toda la actividad se detiene. Es ahí cuando logro hacer esta documentación donde todo pareciera estar meticulosamente ordenado.

Lara pasaba horas en ruta a su casa. No por el tráfico, sino porque estaba viendo la ciudad de otra forma. Melvin Lara


El proceso suena como un tipo de meditación, junto con tu entorno. ¿Sientes que a través de este proceso estás afinando tu habilidad de ver la ciudad?
Sí, totalmente. Como lo dice la escritora Rebecca Solnit “el ritmo de pensar es el ritmo de caminar”. El ir caminando refina mucho tus sentidos porque no solo tienes que estar alerta de tu entorno, sino que vas realmente sintiendo, paso a paso, el recorrido. Es el movimiento humano más natural y sí, es muy diferente, no solo el ritmo de pensar sino el ritmo de ver.
Hasta el momento, ¿cuánto has llegado a ver del metro?
Yo creo que no mucho. Creo que voy a llegar a un 50%. Hay muchas líneas que me llaman mucho la atención. Por ejemplo, las líneas que tienen secciones o que son totalmente al nivel de calle, a pesar de que ya las recorrí. Muchas veces las sigo tomando nada más porque me gustan, por el recorrido, por ese disfrute de observar.

Pasillos vacios en el metro de la Ciudad de México. Melvin Lara

¿Tienes una línea preferida?
Más que una línea, creo que es una estación. En la línea 12, que es la más nueva del metro, la estación Tláhuac. Es una de las terminales, donde termina o empieza, depende de cómo lo quieras ver. Está totalmente en la periferia de la ciudad, al límite del Estado de México. Me gusta mucho estar allí porque es una terminal enorme, con acceso autobuses, bici, taxi. La parte de arriba tiene unos pasillos enormes donde se ve ya un terreno, donde ves un paisaje donde ya no ves edificios, ya no ves construcciones monumentales, ya no ves plazas, ya no ves McDonald's, ya no ves nada de esto. Solo se alcanzan a ver estas pequeñas casas justo a la periferia a lo lejos. Me gusta mucho estar allí, es muy tranquilo.

Lara encuentra armonía en espacios olvidados durante sus recorridas. Melvin Lara


¿Hay algo que estás tratando de compartir con el público?

No he pensado en eso, realmente lo hago por una necesidad personal de producción y exploración visual. Al espectador lo que me gustaría transmitir es la idea de disfrutar y darle tiempo al recorrido y no verlo como solo como la transición de un punto A a un punto B, de moverse en lugar de ser movido. De alguna forma desafiar un poco al sistema y darle valor al tiempo que normalmente se considera como no productivo, dejar de verlo como tiempo perdido y disfrutar esa tan menospreciada actividad que es ‘hacer nada’.

Estos son los muralistas del siglo XXI en México
Jesús Benítez frente al mural del Hospital Homeopático, en Ciudad de México. Federico Gama
Mural de Diego Zelaya. Cortesía Cynthia Arvide
Rod Villa y su mural. Federico Gama
El macromural de Germen Crew en Pachuca. Cortesía Cynthia Arvide
Mural de Lesuperdemon. Cortesía Cynthia Arvide
Mural de Minoz. Cortesía Cynthia Arvide
Mural de Alegría del Prado. Cortesía Cynthia Arvide
Spaik en frente de su mural. Federico Gama
Interior de 'Muros Somos'. Cortesía Cynthia Arvide
Alonso Delgadillo, conocido como "El Norteño". Federico Gama