Las ‘ciudades antisantuario’ continúan multiplicándose bajo Trump

El posible perdón al alguacil Joe Arpaio podría ayudar a promover las controversiales medidas migratorias que muchos gobiernos locales están deseosos de aplicar.

Un manifestante protestando contra las leyes antiinmigrantes en Phoenix, Arizona, en 2012. Jonathan Gibby/Getty Images

El presidente Trump ha planteado la posibilidad de indultar a Joe Arpaio y la noche del martes estará en su ciudad, Phoenix, Arizona, para hablarle a sus seguidores. Arpaio es un conocido expolicía del condado de Maricopa, quien fue condenado recientemente por juzgar y discriminar sin razón a los inmigrantes indocumentados de la zona.

Y si el presidente decide hacerlo, estaría perdonando la reprochable y abusadora conducta de Arpaio hacia los inmigrantes, fomentando a otros gobiernos locales para que abandonen cualquier tipo de respuesta legal y se sumen a la conducta de este exagente. También, esto podría contribuir al aumento de las llamadas ‘ciudades anti-santuario’, las que han estado en alza desde que Trump tomó el poder.

Cuando era alguacil, Joe Arpaio participó en el programa 287(g), una antigua medida desprendida de la ley de inmigración de 1996. Ésta permite que las policías locales puedan hacer cumplir la ley para casos de inmigración en cárceles, en el espacio público o en ambos. Arpaio, por su parte, abusó de estos poderes hasta el límite. Gastó grandes cantidades de dinero recaudado mediante impuestos para detener a inmigrantes indocumentados, las que fueron también usadas para defenderse de las demandas que resultaron de su conducta.


Arpaio se hizo conocido por las condiciones inhumanas y humillantes a las que sometió a los inmigrantes que se encontraban bajo su custodia. Por ejemplo, movió a cientos de hombres detenidos a una nueva celda, todos ellos vestidos con ropa interior de color rosa. Cuando las cárceles se encontraban llenas, Arpaio trasladaba a los detenidos hacia asentamientos que parecían ‘campos de refugiados’ o verdaderas ‘ciudades de tiendas de campaña’, sin ningún tipo de remordimiento ante las temperaturas que podrían alcanzar los 135 grados Fahrenheit (57 grados Celsius).

En 2011, una investigación del Departamento de Justicia confirmó los abusos que él cometió y el Departamento de Seguridad Nacional anuló el acuerdo para permitir que sus agentes llevaran a cabo tareas de inmigración en terreno. Esto sucedió dos años después de que dos organizaciones de fiscalización gubernamental concluyeran que el programa 287 (g) funcionó casi sin supervisión de la Agencia de Inmigración y Aduanas (conocida como ICE, por sus siglas en inglés).

Por estas razones, bajo la administración Obama el programa fue reducido a favor de otras formas de cooperación. Pero el actual gobierno no solo lo ha resucitado, sino que lo ha ampliado y está promoviendo activamente que ciudades y condados lo utilicen. Y, hasta el momento, esto está sucediendo.

En julio, ICE anunció que 18 nuevos condados, todos en Texas, firmaron el convenio 287 (g). En total en EEUU suman 60, casi el doble de los que eran hace un año. Hasta el momento, estos condados han optado por el modelo de ‘aplicación de ley a través de prisiones’, en el cual solo los departamentos correccionales realizan las funciones que le corresponden a ICE. Es una versión más blanda de el 287 (g) que aplicaba Arpaio, pero también ha sido criticada por sus costos y por ser contraproductiva.

Este es un mapa que CityLab diseñó con todos los convenios que han sido firmados (o renovados) entre 2016 y 2017:

Puedes ver la lista completa aquí (en inglés).

Parece ser que lo que Trump está vendiendo, lo han comprado muchos de los alguaciles. Y los que todavía están tanteando el terreno podrían recibir propuestas creativas al respecto. Por ejemplo, el gobierno de Trump ha planeado ‘contratar’ a los Departamentos de Alguaciles para detener a indocumentados sospechosos, potencialmente encontrando una forma para evadir problemas legales, de acuerdo a lo reportado por The New York Times.

No está claro si estos nuevos ‘contratos’ serían parte del convenio 287 (g) o tomarán otra forma. Lo que sí está claro es que no solo las jurisdicciones ‘antisantuario’ están proliferando, sino que están mutando, sin importar si Arpaio es perdonado o no.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Conoce las diez ciudades con más inmigrantes indocumentados en EEUU
El área metropolitana de Nueva York, Jersey City y Newark encabeza la lista de ciudades con inmigrantes indocumentados, con 1,150,000 personas. Drew Angerer/Getty Images
Los Ángeles y sus alrededores están en el segundo lugar, con un millón de indocumentados. Frederic Brown/AFP/Getty Images
El área metropolitana de Houston concentra una población de 575,000 indocumentados. Scott Halleran/ Getty Images
En el área metropolitana de Dallas, Fort Worth y Arlington viven 475,000 indocumentados. Stewart F. House/ Getty Images
En el área metropolitana de Miami, Ft. Lauderdale y West Palm Beach vivirían 450,000 indocumentados. Joe Raedle/Getty Images
Chicago y sus alrededores concentra 425,000 indocumentados. Scott Olson/ Getty Images
El área metropolitana de Washington DC reune a alrededor de 400,000 indocumentados. seanpavonephoto/istock
En la zona de Atlanta, Sandy Springs y Roswell vivirían 250,000 inmigrantes sin autorización. seanpavonephoto/istock
En el área metropolitana de Riverside, San Bernardino y Ontario, residirían 250,000 indocumentados. welcomia/istock
En Arizona, el área metropolitana de Phoenix contaría con una población de 250,000 indocumentados. dreamfamer/istock