Este es el mapa de las comunidades vulnerables en el camino de Harvey

La organización de caridad Aid Relief creó mapas que muestran cómo los pobres, los inmigrantes, los discapacitados y los ancianos están siendo especialmente impactados por el huracán.

Las zonas del desastre tienen gran cantidad de personas inmigrantes, como lo muestra el mapa. ESRI

Al menos cinco muertes y docenas de heridos ha sido el saldo del huracán Harvey, el que ha afectado severamente la región cercana a Houston, trayendo 24 pulgadas de lluvia y fuertes ventiscas. De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional, el huracán ha descendido en su fuerza, pero se espera que se intensifiquen las catastróficas inundaciones.

Como en el caso de otros desastres, como Katrina y Sandy, el costo más alto de la destrucción de Harvey probablemente recaerá en las comunidades más vulnerables. “Escuchamos personas diciendo que los desastres no discriminan por raza o clase. Eso es una mentira. Debido a que los desastres son sociales, sí discriminan”, tuiteó el historiador Jacob Remes.

La organización de apoyo humanitario Direct Relief ha creado mapas interactivos con el software de ESRI, mostrando exactamente dónde están estas comunidades. Los diseñadores utilizaron el índice social de vulnerabilidad de los Centros de Control y Prevenciones de Enfermedades (CDC), para mostrar la distribución geográfica de hogares con gente mayor o discapacitados (en naranja), inmigrantes y personas con nivel de inglés limitado (en púrpura) y personas de escasos recursos (en verde). Mientras más oscuro, mayor concentración de estos factores en cada área:


Haz clic aquí para mirar los mapas en más detalle.

Mientras muchos texanos del sur evacuaron hacia el norte, siguiendo la recomendación del gobernador Greg Abbott, residentes más pobres o con discapacidades pueden no tener recursos o la capacidad de seguir esta recomendación. Muchos inmigrantes indocumentados también pueden haber decidido quedarse porque la Patrulla Fronteriza se rehusó a suspender sus puntos de control durante la tormenta (el gobernador afirmó, en todo caso, que los refugios serán lugares libres de a aplicación de leyes migratorias). Algunos presidiarios fueron evacuados, pero otros tuvieron que resistir la tormenta en las prisiones.

En las ciudades, las comunidades de minorías suelen vivir en vecindarios segregados que son los más vulnerables a las inundaciones o están cerca de industrias petroquímicas y zonas contaminadas (los llamados ‘sitios Superfund’) que pueden desbordarse durante la tormenta. Esto es especialmente verdadero para Houston, una metrópolis extendida, donde los nuevos desarrollos siguen haciendo que la ciudad crezca hacia las praderas, zonas que antes ayudaban a absorber los excesos de agua por las lluvias. Y, desde hace mucho tiempo, se sabe que la ciudad no está suficientemente preparada para manejar los efectos de una tormenta tan intensa como esta.

El alcalde Sylvester Turner no pidió a los residentes que evacuaran y, en una conferencia de prensa, defendió su decisión. “No puedes poner, en la ciudad de Houston, a 2.4 millones de personas en las calles”, dijo. Pero, mientras la lluvia continuó y aumentó el nivel del agua, los servicios de la Alcaldía han colapsado completamente, con llamadas telefónicas y tuits desesperados pidiendo ayuda. Algunos de los desamparados de la ciudad se refugiaron en espacios bajo las autopistas y ahora esas áreas están completamente sumergidas. Las autoridades han tenido que enviar a botes a rescatar a los que han quedado aislados.

También hay que destacar las necesidades de las comunidades en zonas más remotas del estado, donde los rescatistas podrían demorar en llegar. Los residentes en muchas ‘colonias’ –vecindarios pequeños y de escasos recursos cercanos a la frontera con México– están directamente en el camino de la tormenta. Sus hogares muchas veces están en zonas de inundación y carecen de infraestructura para manejar las aguas servidas. Más de un 70% la población de estas colonias consiste en ciudadanos estadounidenses.

Texas está entre los estados más vulnerables al cambio climático y es conocida la devastación que las inundaciones pueden causar acá. Pero no está suficientemente equipado para lidiar con una tormenta de esta magnitud: el estado ha dedicado poco dinero y esfuerzos para planear contra las inundaciones. Y, si hay algo claro, es que mientras Harvey siga avanzando, los texanos más vulnerables pagarán el precio más caro.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Fotos de las inundaciones en Texas: cuando las carreteras se convierten en ríos
Varios vehículos atrapados en la inundación de la autopista Interestatal 10. Getty Images
Las vias inundadas de Woodlands, al norte de Houston Getty Images
Ríos sobre las autopistas del centro de Houston. Getty Images
Voluntarios rescatan con sus botes a residentes de River Oaks, Houston. Getty Images
Un camión de carga sumergido en una vía rápida inundada en Houston, Texas. Ap
La autopista Interestatal 10 luce como un río, después de dos días de lluvias continuas. Getty Images
Una carretera convertida en río, Woodlands, Texas. Getty Images
Residentes rescatan a conductores varados en las vías de Houston con pequeños botes. Reuters
La inundación en las calles de la ciudad. El downtown al fondo. Getty Images
Un bote de remos por una calle de Houston. Reuters
Botes particulares y de organizaciones de rescate recogen a los residentes de las calles inundadas. Reuters
Una calle del sureste de Houston completamente inundada. Getty Images
Las vias inundadas de Woodlands, al norte de Houston Getty Images
Residentes atraviesan un rio que se formó sobre la calle Telephone Rd. Muchas calles de Houston se encuentran totalmente anegadas. Al menos 1,000 personas ya han sido rescatadas de las aguas. Getty Images
El nivel de agua supera los autos en la interestatal 610. Ap
Julius Verret, de 14 años, flota en las inundaciones de la calle en Lake Charles, Texas. Ap
Residentes se desplazan en bote por una calle inundada de Houston. Al menos cinco personas han muerto y decenas han resultado heridas a consecuencia del paso de Harvey por el sur de Texas. Ap
Una mujer es rescatada en una calle inundada de Houston. Ap
Aguaceros inundan la carretera Interestatal 45 entre Galveston y La Marquee, Texas. Ap
Franklin Halloween y Deleon Gambel luchan contra la corriente del rio Buffalo, desbordado por las lluvias. Ap
Vecinos utilizan sus botes personales en las calles para rescatar a los residentes de Friendswood, al sureste de Houston. Ap
Residentes atraviesan un rio que se formó sobre la calle Telephone Rd. Muchas calles de Houston se encuentran totalmente anegadas. Al menos 1,000 personas ya han sido rescatadas de las aguas. Getty Images
Vecinos utilizan sus botes personales para rescatar a los residentes de Friendswood, al sureste de Houston. Ap
Esta es la Interestatal 610 en Houston. Reuters
Un Automóvil completamente sumergido en la autopista I-10, Houston. Ap
El alcalde Sylvester dijo también que se han abierto Centros de Multiservicios en diferentes puntos de ayuda, para que aquellos que no puedan abandonar la ciudad. Ap
Cientos de miles están sin servicio de electricidad y se han habilitado unas 40 lanchas para asistir a los afectados por el desastre natural. Getty Images
El agua no para de subir en las calles de la ciudad. David J. Phillip/Ap
El alcalde Sylvester Turner dice que las lluvias han inundado prácticamente toda la ciudad. Ap
Varios vehículos avanzan en medio de una inundación provocada por el huracán Harvey, el 26 de agosto de 2017 en Aransas Pass, Texas. (AP Foto/Eric Gay) The Associated Press
Dos personas caminan por una sección inundada de la Interstatal 610. Ap
Algunas vías de la ciudad de Victoria, Texas, inundadas con los aguaceros. Damia Bonmati
El alcalde Sylverter Turner dice que las lluvias han inundado prácticamente toda la ciudad. Getty Images
El Centro Nacional de Huracanes informó que se espera un "desastre pluviométrico de varios días" durante los próximos cinco a seis días. Ilia Calderón
Las aguas sobrepasan a los vehículos en algunas zonas residenciales de Houston. Reuters
Un automovilista varado tratando de salir de la Interestatal 225 en Houston, Texas. REUTERS / Nick Oxford