La plataforma mexicana que quiere tus denuncias de corrupción inmobiliaria

En Ciudad de México, la organización #ObraChueca denuncia estos problemas y promueve la transparencia.

De acuerdo a las organizaciones civiles, los ciudadanos sufren las consecuencias de un mercado inmobiliario corrupto. Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images

Hace casi dos meses un edificio en construcción colapsó en la Ciudad de México y mató a al menos siete personas. Este hecho no fue un ejemplo solitario de los problemas de esta industria en el país. El gran impulso del mercado para construir y los procesos legales ineficientes o ineficaces han promovido la corrupción inmobiliaria en la ciudad. La problemática en la capital mexicana toma muchas formas: edificios que se levantan con más niveles de lo legal, desarrollos urbanos que eliminan áreas verdes y obras que usan incentivos de vivienda social para crear departamentos de lujo. Y todo esto tiene, como base, la subordinación de funcionarios delegacionales a los constructores.

Para combatir estos problemas, un grupo de mexicanos lanzó el 30 de marzo #ObraChueca, una plataforma cuya misión es denunciar la corrupción inmobiliaria en la Ciudad de México. Es un proyecto de las organizaciones civiles Suma Urbana y Ruta Cívica y el emprendimiento digital VirkApp. “Queremos empezar a visibilizar que hay una conexión entre la corrupción inmobiliaria y los procesos de democracia y representación legítima”, dice Mónica Tapia, coordinadora y vocera de #ObraChueca y directora de Ruta Cívica.

Las semillas del proyecto se plantaron con la formación de Suma Urbana. Esta es una organización de vecinos que se formó para conversar sobre el desarrollo urbano, cuyos reglamentos son muy confusos.

“Empezaron trabajando en zonas patrimoniales, como Coyoacán y San Ángel”, dice Tapia. Pero pronto se dieron cuenta de que había mucho desorden en los nuevos desarrollos que se construyen y que estos no estaban siguiendo procesos transparentes. La gente empezó a pedirle ayuda a Suma Urbana con todo lo que se relacionaba a violaciones del uso de suelo. Los de Suma Urbana “no son abogados ni jueces”, dice Tapia, pero han adquirido una gran cantidad de experiencia y conocimiento, lo cual han podido compartir con la comunidad.

Después empezaron a monitorear el Sistema de Actuación por Cooperación, herramienta del gobierno local que ejecuta obras para el beneficio del entorno urbano, y así Suma Urbana expandió su trabajo desde las denuncias individuales a la política urbana del desarrollo. Publicaron notas en Facebook y por correo para explicar por qué eran tan importante estos proyectos, analizando nuevas leyes y la Gaceta Oficial, el órgano donde se publican las normas y disposiciones de la CDMX. Según Tapia, se convirtieron en líderes en contra de la corrupción inmobiliaria, lo que ahora los políticos a veces llaman con desdén “la vecinocracia”.

El sistema de #ObraChueca permite ver el mapa de la ciudad y navegar por distintas denuncias realizadas, incluyendo su situación actual. #ObraChueca

Aunque Suma Urbana había creado un nombre reconocido, no tenían maneras para reunir los casos y sistematizarlos, lo cual daría la oportunidad para combatir políticas específicas y mostrar que estas obras son a veces productos de procesos antidemocráticos. Es aquí donde entra la idea para #ObraChueca.

“Hablando con Suma Urbana, empezó a salir el tema de que hay muchísimos expedientes, pero cada vecino tiene su propio expediente y que no nos podemos ver el conjunto”, dice Tapia. Esta herramienta, más que atraer atención a casos individuales, podría mostrar tendencias y, en vez de pelear casos individuales, con esta información se podría escoger luchas más efectivas. “Esto era el propósito, por que caso por caso era muy difícil saber qué podíamos hacer para cambiar la política, para cambiar la regulación y la planeación”.

En una colaboración entre activistas y tecnólogos, se juntaron y crearon la herramienta #ObraChueca. En el sitio puedes compartir tu denuncia y el lugar donde ocurre. Por ejemplo, si ves un proyecto de un edificio de oficinas que se está construyendo en una área residencial, describes lo que ha ocurrido, luego cargas imagenes o videos, después señalas el área geográfica donde ocurrió y finalmente públicas el caso en las redes. Aunque las redes sociales se han vuelto herramientas claves para señalar la prepotencia y la corrupción, para usar la herramienta los usuarios de #ObraChueca enfrentan una curva de aprendizaje para dominar el formulario. Sin embargo, pronto lanzarán unas infografías y tutoriales y también tendrán formas expedientes en papel para los que no quieren usar el sitio lo puedan hacer a mano.

Tapia espera que la participation ayude a crear una ciudad incluyente y sustenable. Ella dice: “Denunciamos esto, peleamos aquello, pero al final, queremos una ciudad compacta con departamentos edificios y sí queremos rentas subsidiadas, pero, Así No. La deuncia actualmente es que la corrupción y el urbanismo salvaje son el motor de este crecimiento", explica. “¿Y como se debería de hacer? Con planeación participativa y no cerrada”.

Estos son los muralistas del siglo XXI en México
Jesús Benítez frente al mural del Hospital Homeopático, en Ciudad de México. Federico Gama
Mural de Diego Zelaya. Cortesía Cynthia Arvide
Rod Villa y su mural. Federico Gama
El macromural de Germen Crew en Pachuca. Cortesía Cynthia Arvide
Mural de Lesuperdemon. Cortesía Cynthia Arvide
Mural de Minoz. Cortesía Cynthia Arvide
Mural de Alegría del Prado. Cortesía Cynthia Arvide
Spaik en frente de su mural. Federico Gama
Interior de 'Muros Somos'. Cortesía Cynthia Arvide
Alonso Delgadillo, conocido como "El Norteño". Federico Gama