Tu cirujano podría no ser quien te opere (y tú probablemente ni te enterarás)

Las cirugías en simultáneo, que ocurren cuando un médico opera a dos pacientes a la vez en distintos quirófanos, son frecuentes en muchos hospitales. La práctica es cada vez más cuestionada.

Los críticos de la práctica aseguran que conlleva riesgos innecesarios, erosiona la confianza y enriquece principalmente a los especialistas. Shah Marai/AFP/Getty Images

El que un cirujano participe en dos operaciones simultáneamente ha sido una constante en muchos hospitales universitarios durante décadas. La práctica ha generado un gran debate ético en torno a su seguridad, pero aún así los más afectados (los pacientes que son sometidos a una cirugía) ni saben de su existencia.

Read this article in English at Kaiser Health News

Pero en los últimos dos años, la superposición de cirugías (en la que un médico opera a dos pacientes en diferentes quirófanos durante el mismo período de tiempo), ha sido más cuestionada hasta el punto de ser restringida en algunos hospitales como el de la Universidad de Virginia. El Comité de Finanzas del Senado que supervisa Medicare y Medicaid también ha emitido algunas recomendaciones al respecto.

Esta forma de operar en simultáneo (también conocida como 'doble reservación' / double booking) se da en los hospitales universitarios en los que los cirujanos delegan en residentes o becarios partes de una cirugía, mientras intervienen a un segundo paciente, en otro quirófano. A veces los médicos a cargo no están ni siquiera en la sala de operaciones y atienden a pacientes en otros lugares.

Algunos hospitales ahora exijen que los médicos informen a sus pacientes si su cirugía se superpone con otra. Boris Horvat/AFP/Getty Images

Los hospitales deciden si permiten la práctica y son los principales responsables de su implementación. Las reglas de facturación de Medicare la admiten siempre y cuando el cirujano principal esté presente durante la parte crítica de cada operación, que es definida por el mismo cirujano. Y aunque se realiza en muchas especialidades, se cree que es más común en ortopedia, cirugía cardíaca y neurocirugía.

El tema saltó a la luz pública en octubre de 2015 gracias a una exhaustiva investigación que realizóel diario The Boston Globe en el Massachusetts General Hospital. La validez de la historia ha sido refutada por los funcionarios del hospital.

El artículo detallaba las preocupaciones de algunos médicos y personal del hospital acerca de las complicaciones derivadas de operar en simultáneo, incluyendo un paciente que quedó paralítico y dos que murieron, durante un período de 10 años. Describía a pacientes que esperaban bajo anestesia por períodos prolongados y cirujanos que no podían ser localizados, dejando a los residentes o becarios realizando las cirugías sin supervisión.

Los pacientes que firmaron los formularios de consentimiento estándar aseguran no haber sido informados de que su cirujano no estaría presente todo el tiempo en la sala de operaciones. Algunos manifestaron que, de haberlo sabido, jamás hubieran accedido a operarse.

La superposición de cirugías también ha desatado una polémica en Florida, Nashville y, más recientemente, Seattle. Quienes la critican aseguran que conlleva riesgos innecesarios, erosiona la confianza y enriquece principalmente a los especialistas.

"Todos los pacientes merecen la única y completa atención del cirujano, y eso supera todas las otras consideraciones", opina Michael Mulholland, presidente de cirugía en el sistema de salud de la Universidad de Michigan, que dejó de realizar operaciones en simultáneo hace dos décadas. Allí, los cirujanos pueden salir de la habitación cuando la incisión ya está cerrada. Un sistema computarizado registra la entrada y salida del médico, explica.

"No sirve de nada revisar quién es el cirujano que te va a operar, si este ni siquiera estará en el quirófano", afirma Lisa McGiffert, directora de Safe Patient Project de Consumers Union. "Todos conocemos los peligros del multitasking. Si tienes a la persona más experta entrando y saliendo, eso aumenta el peligro".

Defensores de la práctica, que ha sido objeto de un puñado de estudios con resultados mixtos, dicen que se puede hacer de manera segura y que permite que más pacientes reciban atención.

Primera cirugía transmitida en vivo en 360 grados © 2015 Univision Communications Inc.

"Es extremadamente importante para nosotros asegurarnos de que todas las cirugías se hagan con la más alta calidad", asegura Peter Dunn, director médico ejecutivo de la Administración General de Cirugía Perioperatoria en el Hospital de Massachussetts. En una entrevista reciente aclaró que funcionarios de su hospital, "nunca han detectado un problema de calidad" en estas cirugías que, además, que se realizan pocas veces.

Massachussetts General cumple con todas las directrices y regulaciones aplicables, puntualiza Dunn. El hospital ahora exije explícitamente que los médicos informen a los pacientes si una operación se superpone como parte del proceso de consentimiento, que puede ocurrir justo antes del inicio de la cirugía.

El Comité de Finanzas del Senado advirtió en un informe reciente que no se sabe cuántos de los 4.900 hospitales estadounidenses que reciben pagos de Medicare (de los cuales 1,000 son universitarios) admiten esta práctica. Pidió a los hospitales que adopten políticas claras y que entreguen a los pacientes en procesos quirúrgicos formularios de consentimiento más específicos donde se determine bien quién hará qué.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.

En EEUU los hispanos con insuficiencia cardiaca tienen menos probabilidades de recibir un aparato para el corazón
Los hispanos, las mujeres y los afroamericanos con insuficiencia cardíaca severa tienen menos probabilidades de recibir un aparato para el corazón, que el resto de la población, concluyó un estudio... Gail Burton/AP
Los investigadores consultaron a más de 21,000 pacientes hospitalizados por fallas cardíacas en 236 hospitales que participan en un programa nacional destinado a mejorar la atención médica en el ár... James Crisp/AP
Se les preguntó si habían recibido la opción de colocarse un dispositivo debajo de la piel que sirve para monitorear el riesgo cardiaco y regularlo, conocido como desfibrilador cardioversor implant... Mark Duncan/AP
Este aparato se conecta a una o a las dos cavidades del corazón mediante cables y puede enviar un pulso o descarga eléctrica cuando el órgano late demasiado rápido. Gail Burton/AP
A una de cada cinco mujeres y uno de cada cuatro hombres su cardiólogo les habló de esta posibilidad. Pero si se tomaba en cuenta el origen racial, la diferencia era mucho mayor. En comparación con... Alex Potter/AP
Al comparar cuántos recibieron el aparato o al menos la indicación médica para ponérselo, no hubo diferencia de género, pero sí de raza: 65% de los blancos versus 56% de los hispanos y 58% de los a... Yasuyoshi Chiba/AFP/Getty Images
Casi 6 millones de estadounidenses sufren de insuficiencia cardiaca. La mitad de ellos muere a los cinco años de haber recibido el diagnóstico. Tony Gutierrez/AP
Hace diez años, otra investigación demostró que la mayoría de los pacientes calificados para recibir un desfibrilador, y que lo recibieron, fueron blancos. Elaine Thompson/AP
Según los expertos, esto se debe a varios factores y no solo a discriminación. Por ejemplo, puede que la persona se niegue a ponerse el aparato o que su historia clínica no lo permita. Paul Vathis/AP
También es posible que algunos médicos prefieran no recomendar un tratamiento costoso que las aseguradoras no siempre cubren en su totalidad, explicó a la American Heart Association Mark Link, elec... Majdi Mohammed/AP
Algunos centros de salud han tomado medidas para solventar el problema. El programa de documentación electrónica utilizado en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburg incluye una función de ... Jeff Chiu/AP